Como arreglar persiana que no sube

Como arreglar persiana que no sube

Las persianas son elementos esenciales en nuestros hogares, ofreciendo control sobre la luz, la privacidad y la temperatura. Sin embargo, como cualquier otro mecanismo que utilizamos diariamente, pueden estropearse con el tiempo. Cuerdas que se rompen, lamas que se desencajan o mecanismos de enrollado que fallan son problemas comunes. 

Ante estas averías, muchos se preguntan si es mejor arreglarlas o simplemente comprar unas nuevas. La respuesta, en muchos casos, es que arreglarlas puede ser la opción más sensata y económica.

¿Cómo funciona el mecanismo de las persianas enrollables?

Para saber cómo arreglar la persiana que no sube y los principales motivos por los que puede no bajar tu persiana, primero es fundamental comprender cómo funciona su mecanismo. Este conocimiento te permitirá identificar y solucionar el problema de manera más efectiva.

 

Componentes claves de una persiana enrollable:

  • - Tubo de enrollado: Es el cilindro horizontal en el que se enrolla la persiana cuando se levanta. Suele estar ubicado en la parte superior del sistema.
  • - Cadena: Utilizada para accionar la persiana. Cuando tiras de ella, permite que la persiana suba o baje mediante el giro del eje.
  • - Flejes: Son las tiras que conectan las lamas de la persiana al eje. Estos permiten que las lamas se enrollen alrededor del eje.
  • - Cajón: La caja que alberga el eje y otros mecanismos. Proporciona una cubierta protectora y estética.
  • - Mecanismo de bloqueo: Sistema que permite fijar la persiana en una posición determinada, evitando que se deslice hacia abajo por su propio peso.

¿Cómo hacer que una persiana suba?

Ahora sí, una vez conocemos los componentes de una persiana enrollable, da igual que sea una persiana de aluminio o una persiana de pvc, vamos a ver cómo arreglar una persiana que no sube ni baja.  

  • 1. Identifica el problema
  •      a) Inspección visual: Comienza observando la persiana y su caja para detectar daños visibles, como una cinta rota o un eje atascado.
  •      b) Probar el mecanismo: Tira de la cinta o cadena y observa si el eje gira. Si el eje no gira, el problema podría estar en el mecanismo de enrollado. 
  • 2. Desmontar la Caja
  •    a) Acceso al mecanismo: Abre la tapa de la caja que cubre el eje. Esto suele implicar retirar algunos tornillos o desenganchar una cubierta. Asegúrate de tener las herramientas adecuadas, como un destornillador.
  •     b) Precaución: Al abrir la caja, ten cuidado de no dañar la cinta o los flejes. Usa guantes para proteger tus manos.
  • 3. Revisar y reparar la cinta o cadena:
  •    a) Cinta rota: Si la cinta de tu persiana enrollable está rota, necesitas reemplazarla. Desenrolla la cinta vieja del eje y del mecanismo de bloqueo. Corta una nueva cinta del mismo largo, enróllala en el eje y fíjala en el mecanismo de bloqueo.
  •    b) Cadena atascada: Si usas una cadena, revisa si está atascada o si ha salido del mecanismo. Libera la cadena y asegúrate de que esté bien alineada con las ruedas dentadas del mecanismo.
  • 4. Verificar el eje y los flejes:
  •    a) Eje atascado: Si el eje no gira, puede estar atascado por suciedad o desgaste. Limpia el eje con un paño y lubrícalo con un spray de silicona para facilitar el movimiento.
  •    b) Flejes dañados: Si los flejes están doblados o rotos, es necesario reemplazarlos. Retira los flejes viejos y coloca nuevos, asegurándote de que estén bien fijados al eje y a las lamas.
  • 5. Examinar el mecanismo de bloqueo:
  •    a) Bloqueo defectuoso: Si la persiana no se mantiene en su posición, el mecanismo de bloqueo podría estar desgastado. Ajusta o reemplaza el mecanismo de bloqueo según sea necesario. Asegúrate de que la nueva pieza sea compatible con tu modelo de persiana.
  • 6. Reensamblar y probar
  •    a) Montaje: Una vez que hayas realizado las reparaciones, vuelve a colocar la tapa de la caja y asegúrala con los tornillos.
  •    b) Prueba final: Tira de la cinta o cadena para probar el funcionamiento de la persiana. Asegúrate de que suba y baje suavemente y que se mantenga en la posición deseada.
  • 7. Consejos Adicionales
  •    a) Mantén las persianas limpias: La acumulación de polvo y suciedad puede afectar el mecanismo. Limpia regularmente las lamas y la caja para evitar problemas.
  •    b) Lubrica los componentes: Aplica lubricante en el eje y otros mecanismos móviles periódicamente para garantizar un funcionamiento suave.
  •    c) Inspección regular: Revisa las persianas periódicamente para detectar problemas menores antes de que se conviertan en averías graves.

Cómo arreglar una persiana que no baja es una tarea que puede ser manejada por la mayoría de los propietarios con los recambios para persianas y el conocimiento adecuado. Entender el funcionamiento básico del mecanismo te permitirá diagnosticar y solucionar problemas comunes, ahorrándote el coste de un reemplazo completo. Con un poco de paciencia y cuidado, puedes restaurar la funcionalidad de tus persianas y prolongar su vida útil, asegurando que continúen proporcionando luz y privacidad a tu hogar de manera eficiente.

Enfrentarse a una persiana estropeada no significa necesariamente el fin de su utilidad. En muchos casos, arreglarla es más conveniente y económico que reemplazarla por completo. Evaluar la naturaleza de la avería, los costes involucrados y tus necesidades específicas te ayudará a tomar la mejor decisión.

Share